Terapia de pareja

Terapia de pareja

Tal vez no puedas cambiar el pasado, pero siempre podré hacer algo para mejorar el futuro.

Las parejas entran en crisis frecuentemente por una serie de problemas típicos que sobrevienen a la convivencia y que el ritmo de vida actual al que estamos sometidos no ayuda.

La vida de pareja lleva consigo afrontar muchos temas: trabajo, relaciones con terceros, familia, dinero, etc. Muchas parejas afrontan y superan estos problemas, otras no. Los conflictos más graves en las parejas se suelen desencadenar en momentos de cambios importantes: el nacimiento de un bebé, la independencia de los hijos, la jubilación, la aparición de una enfermedad grave en alguno de los miembros de la familia… Todas estas situaciones pueden convertirse en el factor que desencadena un problema que, en realidad, ya llevaba tiempo gestándose en el seno de la pareja.

Las áreas de dificultad con las que se puede enfrentar una pareja son tan variadas como las áreas en las que se mueve la relación. Algunas de las fuentes de conflicto más frecuentes son

  • Falta de acuerdo acerca de las responsabilidades familiares de cada miembro de la pareja
  • La economía familiar
  • Las relaciones con la familia
  • La diferencia de criterio en el cuidado de los hijos
  • La falta de acuerdo en la realización de actividades sociales y de ocio
  • Problemas en la expresión y disfrute de la sexualidad y la intimidad
  • Infidelidades, celos o desconfianza
  • Falta de comunicación o comunicación hostil
  • Expectativas no satisfechas
  • Dependencia emocional

Cuando la pareja no puede salir por sí misma de esta situación, es el momento de recibir la ayuda de un profesional que os ayude a recuperar la relación.